¿Cuando hacerse autonoma?

Cuando empezamos a trabajar en el sector de las uñas de estética siempre llega un momento en el cual nos planteamos el dilema de si tenemos que darnos de Alta como Autónomo o cuando no, vamos a analizar en este articulo cuando es necesario darse de alta y cumplir nuestras obligaciones.

 

526908_10151644917394363_1239222222_n

Hemos de recordar que siempre que hagamos un servicio de estética o estética de uñas, hay que cargar a nuestro cliente el 21% en concepto de IVA, recordamos que este impuesto fue incrementado hace unos años, lo que hace también tengamos que diseñar con lupa nuestros servicios para que nuestros clientes, no dejen de requerir nuestros servicios, esto nos obliga a estar dado de alta como Autónomo (u otra modalidad de empresa) para cumplir mas tarde con las obligaciones con la Hacienda Española.

Es una cuestión muy planteada por alumnas que recién finalizan sus estudios y quieren dedicarse de forma independiente a trabajar en este sector:

– ¿Aunque gane poco tengo que darme de alta como autónoma?

-¿Como voy a pagar los casi 300 euros de la cuota de autónomos si apenas facturo dicha cantidad?

Hay un montón de controversia respecto a la obligatoriedad de darse de alta como autónomo o no cuando el nivel de ingresos es bajo. Si preguntas a un funcionario de la Seguridad Social, te dirá que para ejercer una actividad empresarial o profesional, debes darte de alta en autónomos sí o sí, independientemente de la cifra de ingresos que vayas a obtener. Sin embargo, la Ley de Seguridad Social establece que hay que darse de alta en autónomos cuando se ejerza una actividad económica con habitualidad.

Y como las leyes son muy puñeteras, ahí está la clave: en la habitualidad. ¿Quién sabe qué es la habitualidad? ¿¿¿Hacer unos servicios al mes, al
día o cada 10 minutos???

Como vivimos en un país de interpretadores y de buscadores de vacíos legales, a cuenta de esto de la “habitualidad” se ha formado tal lio de interpretaciones que al final ha tenido que venir el Tribunal Supremo de justicia a poner un poco de orden. Y lo ha hecho a lo grande: fijando un criterio objetivo que permita identificar claramente quién está obligado a darse de alta en autónomos y quién no. El criterio establecido dice que para que una actividad se considere “habitual”, los ingresos mensuales obtenidos por el empresario deben ser superiores al salario mínimo interprofesional. El importe del SMI se ha fijado en 655,20 €/mes para 2016 y ahí está la clave: si tus ingresos mensuales son inferiores a 655,20 €/mes, no estás obligado a darte de alta en la Seguridad Social como autónomo; si superas esa cifra, no queda otra que darse de alta.

Quizá no haga falta meterse en puntualizaciones, pero donde dice ingresos mensuales se refiere a la cifra de ingresos, no de beneficios. La regla atiende al volumen facturado, independientemente de cuáles sean los gastos en que incurras para obtener esa cifra de ingresos. Nada es perfecto.

Perooo… hay un pero y es en referencia de la habitualidad. Si vas a abrir un local en el cual vas a realizar tu trabajo, independientemente de que factures menos del SMI, tienes que hacerte autonoma, porque esta considerado como trabajo habitual, pero si desempeñas tu labor en tu domicilio o a domicilio, no estaría considerado como habitual y por tanto si facturas por debajo del SMI estarías exenta.

También hay que recordar que en ciertas Comunidades Autónomas, existe una serie de ayudas como la Tarifa Plana de Autónomos, en la cual puedes ser autónoma por unos 50 euros mes pero durante un periodo corto de tiempo, pero para ello has de cumplir con una serie de requisitos.

Aun no hay comentarios en esta entrada. ¿Quieres ser el primero?

Deja un comentario